LAVERMED

Green Light

Los diferentes tratamientos de la HBP

Existen diferentes tratamientos. Su indicación dependerá de la edad, tamaño de la próstata e intensidad de los síntomas.

Medidas generales, vigilancia expectante:
Cambios en el estilo de vida producen mejoría sintomática y de la calidad de vida: evitar el exceso de líquidos las últimas horas del día, tratar el estreñimiento, evitar o disminuir la toma de sustancias que contengan alcohol o cafeína para evitar el efecto irritante y evitar la toma de fármacos con efectos sobre la micción.

Tratamiento farmacológico:
Existen fármacos que mejoran los síntomas obstructivos e irritativos. Inconveniente: efectos secundarios.

Tratamiento quirúrgico:
Indicado cuando el tratamiento médico no consigue mejoría o en caso de complicaciones. Se puede realizar cirugía abierta (Adenomectomía prostática) para próstatas grandes o cirugía endoscópica, realizando una resección transuretral de la próstata (RTU-p), para próstatas pequeñas.

Tratamientos con Láser:
Como alternativa a la cirugía tradicional, con los mismos resultados funcionales en la recuperación del flujo miccional, pero con menos efectos secundarios.

Fibra del Láser Verde

Láser Verde: El tratamiento definitivo de la HBP

En LAVERMED tratamos la Hiperplasia Benigna de Próstata mediante la innovadora técnica del Láser Verde o Láser KTP. 

Es una intervención quirúrgica realizada con una pequeña fibra que se introduce en la uretra por medio de un cistoscopio. La fibra administra energía láser de alta potencia que calienta rápidamente el tejido prostático, vaporizándolo. Este proceso se prolonga hasta que se elimina todo el tejido de la próstata agrandada. Esta técnica, mínimamente invasiva, combina la eficacia de la cirugía tradicional con una disminución en los efectos secundarios.

Ventajas del Láser Verde frente a otras técnicas quirúrgicas:

Rápida mejoría del flujo urinario.

Rápida incorporación a las actividades normales.

Tratamiento definitivo, de larga duración, en la mayoría de los pacientes.

Mínima pérdida de sangre.

Menor riesgo de incontinencia o disfunción eréctil.

Menor estancia hospitalaria (se puede realizar de forma ambulatoria en personas sanas o con estancia de 1 día.).

Menor tiempo en que es necesario llevar una sonda (en la mayoría de los pacientes 12-24 horas).

©2018 Lavermed Galicia S.L.